viernes, 5 de septiembre de 2008

La investigación de Raúl John París

Raúl París, Fiscal del Tribunal de Cuentas: reconoció que “la invitación me tomó por sorpresa porque es muy difícil que un Fiscal del Tribunal de Cuentas venga a dar la cara en una jornada de impacto público” y añadió “medité por el hecho que fui designado veedor judicial en una causa, no quiero dejar pasar este hecho, es importante hacer saber a la comunidad, manifiesto mi total apoyo a la magistrada que hace pocos días su juzgado fue objeto de una visita no santa, de personas que no quieren que se investiguen causas”. “Esto es un ataque directo a la democracia –advirtió- es un juzgado que siempre actuó con total objetividad y el amparo se refiere a tierras fiscales producto del patrimonio del pueblo chaqueño, de los pueblos originarios, de los campesinos y que con sus impuestos nos pagan el sueldo a nosotros los empleados públicos”. Sobre el hecho aclaró que “si bien no fue dicho hay indicios que fueron a la documental que obraba en su despacho referida a las tierras”. Luego París resumió detalladamente el procedimiento que realiza el Tribunal de Cuentas como organismo de contralor y explicó “en el cruzamiento de datos queda demostrado que los adquirentes no eran de Chaco, eran de otras provincias y otras actividades. En este caso, en este marco legal está prohibido por la ley y Constitución Provincial prohíbe la venta directa e indirecta a sociedad comerciales”. “La nomina –continuó- en todos los casos encontramos extremas violaciones a la parte administrativa. La mayor cantidad de casos se hacia con pedido o acto de alguien que quiere tierras fiscales por reunir algún requisito. Certificaba el expediente el empleado en las localidades del interior. Es una declaración jurada, es importante a tener en cuenta que deberán ver los Jueces y los mismos adjudicatarios se obligan a respetar la ley, ocupación, radicación para ejercer actividades productivas no para hacer negocio inmueble. Se adjudicaba en diciembre y en enero ya estaba vendida”. “Una misma adjudicataria –ejemplificó- figuraba en tres expedientes con tres domicilios distintos, sin embargo la carta documento enviada por autoridades de colonización y certificación de los poderes, confirmaba que vivía en Buenos Aires”. Tras lo cual agregó que hay muchos casos en idéntico sentido, no obstante reconocer que el trabajo investigativo es bastante complicado fue optimista en considerar que “es posible recuperar las tierras” con voluntad política y poder judicial independiente. Contó además que “en el ultimo informe dictaminé sobre lo que paso del 2006 a 2008. No se hizo ningún sumario administrativo porque son tantos los casos yo tome 210 son 10.000 adjudicaciones. No solo es el tema de la tierra fiscal sino en el tema forestal ecológico, consecuencias inestimables”. “Y digo - agregó- el daño patrimonial es inestimable, no solo porque involucra el daño de la venta fraudulenta ilegal, sino el trasfondo social por los desmonte porque no se paga los aportes correspondientes, porque el monte que se saca no crece mas y por impacto social, generado por el éxodo rural a las grandes ciudades, el estado se debe hacer cargo en salud, educación, seguridad, produce un impacto en la flora y fauna, en las especies que nunca mas estarán en el Chaco”. Luego evaluó que “el impacto socio económico de las comunidades aborígenes, es una responsabilidad de todos los chaqueños, Esto es en suma una cuestion de Estado. El impacto ecológico que estamos viendo ahora con sequías e inundaciones y es responsabilidad de todos los chaqueños que todos tenemos que tratar de revertir”. Amenazas Por otra parte París manifestó recibido “presiones” y “amenazas” y aseveró “no tengo miedo en lo personal, si por mi grupo familiar”.