jueves, 25 de abril de 2013

Terada: “Con la aprobación del paquete de Leyes del Ejecutivo se atentó contra la independencia del Poder Judicial”

“Lamentablemente el oficialismo nuevamente hizo uso de la prepotencia de la mayoría para sancionar lo que ellos llaman “la democratización de la justicia” y no es más que un avance sobre uno de los poderes independientes de la república”, afirmó la Diputada Nacional por la Coalición Cívica-ARI, Alicia Terada, tras la sanciones de las leyes de la Reforma Judicial.
 La Diputada Nacional señaló que “tanto la creación de la Cámara Federal de Casación, como la restricción a las medidas cautelares y, especialmente, la modificación de la Ley para la constitución del Consejo de la Magistratura corresponden a iniciativas con un marcado carácter anticonstitucional y con un preocupante avance del Poder Ejecutivo sobre la independencia del Poder Judicial. Es por eso junto que a la Diputada Elisa Carrió, presentamos tres dictámenes en la Comisión de Asuntos Constitucionales con el fin de mostrar alternativas a este autoritario avance sobre la justicia independiente”.
“Vemos con preocupación como la restricción de las medidas cautelares dejan en estado de desamparo y vulnerabilidad a los sectores más débiles de la sociedad, por ejemplo, a aquellos jubilados que acuden a la justicia en reclamos de ajustes en sus haberes jubilatorios y que con esta reforma sufrirán solo perjuicios irreparables”, apuntó Terada.
 Con respecto a la modificación de la Ley de Constitución del Consejo de la Magistratura, la Legisladora Nacional ratificó que también fue rechazada “por su inconstitucionalidad y ofrecimos una alternativa que refleja el espíritu marcado en la Carta Magna y evita lo que propone el partido de gobierno que es partidizar la elección de la mayoría de sus miembros otorgándoles un carácter menos independiente y profesional al cuerpo”.
Por último, Terada ratificó que “esta iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional lamentablemente, que tuvo un carácter express, algo que solo puede suceder en países de baja calidad institucional, con gobiernos autoritarios o democracias débiles donde se reforma el sistema judicial en 15 días sin brindar la opción de un debate profundo, tiene una clara intención de dominar la justicia, burocratizarla, poner trabas a las demandas de los sectores más rezagados y atarla a la suerte del partido de gobierno, y esto es algo que ni por asomo está contemplado en la Constitución Nacional. Quizás aquellos legisladores, que acompañaron esta reforma, se encuentren en un futuro cercano frente a la necesidad de contar con un sistema que les brinde garantías y se darán cuenta que, al sufrir la indefensión en la que se encuentren, tomen nota de la barbaridad que acaban de votar”.