jueves, 17 de febrero de 2011

Terada adelantó que una de las prioridades será tratar la suba del mínimo no imponible de ganancias

Al término de la reunión de Bloque de la Coalición Cívica, la diputada nacional, Alicia Terada señaló que determinaron pedir el urgente tratamiento del proyecto que impulsa un aumento al mínimo no imponible de ganancias, a los efectos de mejorar los ingresos. “Lo que se pretende con esta medida es beneficiar a los trabajadores, sobre todo a los de escalas salariales mas bajas y a los de clase media, evitando que sus sueldos sean absorbidos por los impuestos y la propia inflación, que el Gobierno se niega a reconocer”, aseguró Terada. El proyecto que aguarda ser tratado impulsa la suba del piso mínimo en un 47 por ciento, para ampliar así el monto de deducciones que el trabajador puede efectuar sobre ese tributo. Con esto se faculta a los trabajadores a deducir, en concepto de ganancias no imponibles, un total de 13.300 pesos, en vez de 9.000 pesos; En concepto de cargas de familia se fija también la suma de 13.300 pesos. En otros conceptos se modifica la deducción anterior por el 47 por ciento, y la deducción especial pasa de 9.000 pesos anuales a 16.600 pesos. Para comprender mejor el problema Terada citó el análisis efectuado por el economista y diputado nacional Alfonso Prat Gay en el recinto “sobre un salario básico de convenio que podría ser el del sector camionero, con un anual de 60 mil pesos, es decir, 4.800 pesos al mes, la actualización de un 25 por ciento por la inflación llevaría el monto anual a 75 mil pesos. En el primer esquema, el impuesto a las ganancias para ese sueldo correspondería a un monto de 702 pesos, es decir aproximadamente un 1 por ciento del salario. Producto de la inflación y de la negociación salarial que protege a los asalariados de aquélla, el impuesto que corresponde pagar por el aumento de la renta gravada pasaría de 702 pesos a 2.832. La inacción del Congreso de la Nación en este campo hace que algunos asalariados terminen pagando tres veces más de impuesto a las ganancias de lo que efectivamente les corresponde”. De acuerdo a lo manifestado por Terada la decisión de solicitar de manera urgente el tratamiento del proyecto responde “a la necesidad de que el asalariado no sufra una modificación de la presión tributaria que se ejerce sobre ellos, como consecuencia del cobro de una alícuota superior, producida por la inflación que genera un corrimiento de las distintas escalas salariales y que les impide la reposición de su poder adquisitivo”, resaltó. “Es lógico que los diputados oficialistas no quieran discutir la iniciativa, si el gran beneficiado en el esquema actual es el Gobierno, que ve aumentar sustancialmente la recaudación por ganancias”, reflexionó. Es tal sentido finalmente resaltó la necesidad de sanción de la Ley al reiterar que “Mientras la inflación sea alta, los asalariados de clase media corren el riesgo de pagar más impuestos, lo que se resiente considerablemente en sus ingresos”, y finalizó diciendo que “para evitar ese inconveniente es necesario actualizar todas las deducciones en función del aumento de los precios desde septiembre de 2008 hasta ahora”.