jueves, 8 de julio de 2010

Se agudizan los cruces entre el Gobierno y la oposición por el aumento a las jubilaciones

La oposición legislativa advirtió al Gobierno que pagará un alto costo político si veta el 82 por ciento móvil, pero desde el Ministerio de Economía sostuvieron que la iniciativa provocará un "desmadre fiscal".
Así, la aplicación del 82 por ciento móvil volvió a ubicarse en el centro del conflicto político entre el oficialismo, que rechaza su aprobación y acusa irresponsabilidad en la contraparte, y la oposición, que impulsa la iniciativa.
Los cruces entre funcionarios y legisladores de la oposición van subiendo de tono a medida que pasan los días y se acortan los tiempos para que el Congreso decida, aunque el Gobierno haya adelantado vetará el proyecto.
El viceministro de Economía, Roberto Feletti, salió a advertir que el proyecto es una política demagógica que puede producir un desmadre fiscal".
Feletti sostuvo que la "demagogia"de la oposición puede llevar "al descalabro a una política fiscal que resultó exitosa contra la crisis", porque el pago exigido del 82 por ciento desfinanciaría al Estado.
En declaraciones radiales, el viceministro de Economía señaló además que "lo que plantean (los opositores), sin propuesta de financiamiento, produciría un desmadre fiscal. Y alterar una ecuación fiscal implica un debate profundo". Pero desde la oposición continúan los embates contra el Gobierno, al cual acusan de no querer aumentar los haberes a los jubilados y hasta advierten sobre el "costo político" que deberá pagar en caso de vetar el proyecto si es aprobado por el Congreso.
El diputado Francisco de Narváez aseguró que "los jubilados vienen perdiendo contra la inflación y están en una situación social vulnerable", por lo que es "elemental" aprobar el proyecto.
Dijo que "lo demencial es que el Gobierno se siga financiando a costa del poder adquisitivo de los jubilados, y que dedique fondos de la Anses a empresas privadas amigas, a Aerolíneas Argentinas, a conversores que no se entregan, al fútbol para todos".
El titular del bloque radical, Oscar Aguad, afirmó que la Casa Rosada "no sabe o no quiere" mejorar sustancialmente los haberes previsionales y agregó que para (el jefe de Gabinete) Aníbal Fernández los jubilados no tienen solución o directamente no quiere solucionar el problema".
"Fernández dice que el 82 por ciento móvil es imposible y ha calificado el proyecto con adjetivos terribles y tremendistas. Pero lo que no dice es cómo se soluciona el problema de los jubilados", enfatizó Aguad en declaraciones radiales. Al hacer referencia a cómo se solventaría la propuesta de la oposición para los pasivos, el legislador explicó: "La financiación para pagar el 82 por ciento móvil se nutre de la propia plata de los jubilados".
Dijo que la Anses tiene 150 mil millones de pesos puestos en títulos públicos y un superávit anual de más de 12 mil millones de pesos, por lo que el organismo estatal podría financiar el 82 por ciento móvil.
Por su parte, la diputada chaqueña por la Coalición Cívica Alicia Terada defendió la iniciativa al afirmar que "no es un invento politiquero"sino "un derecho constitucional expresado en el articulo 14 bis de la Carta Magna".
La legisladora aseguró que existe solvencia técnica para llevar adelante la iniciativa y añadió que no se desfinanciaría al Estado, porque sólo se utilizarían de manera "correcta" los fondos de la Anses.
"Si la Presidente (Cristina Kirchner) veta la ley, deberá asumir el costo político de no defender los derechos de jubilados y pensionados y de priorizar el manejo de la caja de la Anses para otros fines distintos a los de su creación", dijo.
Fuente: infobae.com