viernes, 25 de junio de 2010

La Cámara de Diputados de la Nación acompaña reclamo de aborígenes chaqueños

En Diputados fue presentado un proyecto con el cual se manifiesta preocupación por la "grave" situación que atraviesan las comunidades aborígenes, de El Impenetrable, en materia de salud, educación, vivienda y trabajo. Además solicitan al Gobierno del Chaco arbitre las medidas para atender la demanda y resolver el conflicto. De esta manera los diputados chaqueños Alicia Terada (Coalición Cívica), Pablo Orsolini (UCR) y Carlos Urlich (UCR) brindan su apoyo a los reclamos por asistencia social integral que está llevando adelante la Comunidad Wichí en las localidades de El Sauzalito y Fortín Belgrano. Los manifestantes que llevan más de una semana de intensa protesta que incluye cortes de ruta en los principales accesos a la ciudad aseguran que el Gobierno Provincial no cumple con la erogación de diez millones de pesos anuales que prometió para los pueblos originarios y que tampoco hubo mejoras en las áreas de salud, educación y vivienda como les había prometido el jefe del Ejecutivo Provincial. Luego de haber tomado conocimiento de esta situación los legisladores nacionales decidieron solicitar al Gobierno del Chaco para que a través de los organismos correspondientes articule de manera urgente acciones tendientes a resolver el conflicto. La diputada Terada si bien reconoció que las comunidades aborígenes del Chaco sufren una postergación desde hace muchos años, dijo no comprender la actitud del Gobernador Jorge Capitanich “que intenta justificar la mediocridad de su mandato indicando que hubo otros anteriores que fueron peores”. “El Gobernador debería comprender que los aborígenes nos son rehenes políticos, son personas que padecen grandes necesidades que comprometen su existencia y actuar en consecuencia”, agregó. “Celebramos la enumeración de logros que se adjudica pero queremos decirle que evidentemente no son suficientes. Y que si no cuentan con el flujo necesario para garantizar la continuidad de todos los programas destinados a resolver la problemática aborigen, podrían redistribuir las partidas presupuestarias y destinar por ejemplo menos dinero para publicidad oficial y mas para evitar aumentar la lista de muertes de aborígenes por desnutrición u otro padecimiento”, concluyó.