lunes, 5 de mayo de 2008

Botnia invitó a sacerdotes y periodistas para visitar la fábrica en Finlandia, Vetorial S. A las instalaciones de Matto Grosso do Sul

La diputada Alicia Terada estableció una comparación entre la metodología adoptada por la papelera Botnia, con los manifestantes que se oponían a la instalación de la pastera en Gualeguaychú, y los responsables de la empresa siderúrgica Vetorial S. A con diputados, funcionarios y periodistas chaqueños, a quienes invitaron a visitar las instalaciones y plantaciones de eucaliptos que Vetorial tiene en Brasil. La invitación fue rechazada por los integrantes del Foro por la Tierra que integra Terada junto a otras personas de la sociedad civil, y representantes de organizaciones, asociaciones, INCUPO, entre otros, como así también el coordinador del Centro de Estudios e Investigación Social Nelson Mandela, a quienes no les sedujo la idea de viajar "a conocer lo que los responsables de la empresa de producción de arrabio quieren mostrar, porque precisamente lo que cuestionamos desde este espacio de participación como es el estudio de impacto ambiental aun no fue dado a conocer, ni tampoco el proyecto del emprendimiento". La misma iniciativa tuvieron los responsables de la cuestionada papelera finlandesa Botnia, cuando en el año 2007 y ante los reclamos de la ciudadanía de Gualeguaychú por la contaminación que ocasionaría la instalación de una industria de esa naturaleza en el lugar, decidieron invitar a sacerdotes, funcionarios y periodistas de Gualeguaychú y la ciudad de Buenos Aires para que visiten durante una semana las instalaciones que la empresa tiene en Finlandia. La propuesta fue rechazada por parte de la iglesia debido a que consideraron que no eran las personas indicadas para hacer un juzgamiento sobre la situación y sugirieron en consecuencia que la misma fuera cursada a especialistas o ambientalistas que con plenos conocimientos podrían sacar un mayor provecho de lo observado. La intención de la pastera era que la iglesia intervenga a su favor en la lucha que venían manteniendo con el pueblo argentino. Por otra parte los que si aceptaron fueron algunos periodistas y Héctor Rubio, uno de los fundadores de la Asamblea que sorpresivamente a su regreso del viaje, cambió radicalmente su manera de pensar, abandonando los reclamos ciudadanos, sosteniendo que la planta finesa no contaminaría y que los argentinos le debían creer. No queremos que suceda lo mismo en el Chaco, exigimos la mayor seriedad posible a los responsables de estas millonarias inversiones, donde lo más importante no es el capital económico que se pone en juego, sino el capital natural de recursos que cabe destacar fueron defenestrados en los últimos años.