sábado, 16 de marzo de 2013

Terada: “La designación del Papa Francisco es un augurio de tiempos distintos”


La Coalición Cívica-ARI Chaco considera que la designación del Papa Francisco, tal como ya lo expresara la diputada Elisa Carrió es “ un augurio  de  que se vienen tiempos distintos,  ya que el ex cardenal Jorge Bergoglio es un hombre de gran fe y con carácter de acero”
Para la Argentina la elección de Bergoglio es una noticia inconmensurable e invalorable, no solo para la comunidad cristiana sino para todos. Seguramente la causalidad existente en esto se irá develando a partir de los distintos hechos que se susciten por el accionar de Su Santidad.-
La influencia internacional de este cardenal será la mayor que haya tenido un “argentino” en toda la historia, por cuanto como reiteradamente lo han manifestado distintas personalidades de la Iglesia y fuera de ella, “su liderazgo está determinado por la lucha contra la pobreza, que se materializó en la organización de los denominados curas villeros; su permanente obsesión de luchar contra el tráfico de personas y de drogas, su preocupación por los jóvenes, los excluidos y los más necesitados”.-
Los ojos del mundo se posan sobre nuestro país, por ser el lugar de origen del nuevo Papa. Justamente, en estos momentos críticos para la Argentina, en donde la población reclama por la seguridad, por la inflación, por la educación, por recuperar los valores democráticos y republicanos que se encuentran degradados. Fue lamentable lo sucedido en la Cámara de Diputados durante la sesión del miércoles 13 de marzo, en donde no se permitió pasar a un cuarto intermedio para poder escuchar el primer mensaje del Papa Francisco y  a duras penas se consiguió aprobar una resolución de beneplácito por su elección. Mientras, que el resto de la Sociedad y el Mundo expresaba su alegría y el orgullo de que el Papa fuera argentino y latinoamericano.-
El impacto que tiene para un país que un conciudadano sea elegido sumo pontífice no requiere demostración, porque los hechos de la historia reciente refuerzan en forma contundente esta afirmación (Polonia y el Papa Juan Pablo II) por ello es que consideramos que la designación del Papa Francisco, es un augurio de que se vienen tiempos distintos y mejores.-